Acceso a lexnet.justicia.es por abogados con DNIe. Fin del Monopolio?

DNI Electronico LexnetHoy he conseguido acceder a Lexnet Justicia a través del portal público https://lexnet.justicia.es con mi DNIe y he presentado un escrito en un Juzgado de lo Penal. También es posible acceder con el certificado ACA. Pero todavía no es posible entrar en Lexnet Abogacía con el DNIe, en contra de lo dispuesto por los artículos 6.2 d) y 14.2 de la Ley 18/2011, de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia, tal como se había puesto de manifiesto por primera vez en este blog en un post de 19 noviembre 2014.

Acuse Lexnet

Parece que por fin se ha roto el monopolio de la prestación de servicios de certificación en la Administración de Justicia Electrónica que venían ejerciendo de facto el Consejo General de la Abogacía Española y los Ilustres Colegios de Abogados respecto de sus colegiados y, a partir de ahora, dejarán de ser imprescindibles en esta ecuación.

Sin embargo, la plataforma pública (Ministerio de Justicia) presenta notables diferencias con la privada (Lexnet Abogacía) que harán que termine siendo utilizada como último recurso, a saber:

a) La plataforma del Ministerio de Justicia es más lenta, de hecho es muy lenta. Lo he cronometrado y se tarda más de dos minutos y medio sólo en acceder al portal. Después también se cuelga a lo largo del proceso de presentación.

Espere

b) Hace que la presentación de escritos sea más laboriosa, requiriendo una mayor inversión de tiempo al solicitar un mayor número de datos. Así y para la presentación de escritos de trámite, en el apartado “Catalogación” -marcado como campo obligatorio- es necesario especificar y escoger dentro de un largo y farragoso listado desplegable, el tipo de escrito de que se trata.

c) Cada plataforma funciona de manera independiente y no se entera de lo que recibes o presentas a través de la otra. Así, por ejemplo, si presentas un escrito a través de Lexnet Justicia, éste no aparecerá en la carpeta “Pendientes” de la plataforma Lexnet Abogacía, carpeta que tampoco existe en la plataforma del Ministerio.

A pesar de que se trata de una alternativa poco o nada atractiva, la plataforma del Ministerio de Justicia viene a proporcionar una solución en caso de caída de la plataforma de la Abogacía institucional o de pérdida, sustracción o deterioro del carné colegial, al ser ahora posible acceder a Lexnet con el DNIe también por este portal -siempre que no hayamos guardado el carné colegial y el DNIe en el mismo lugar y hayan corrido la misma suerte, claro está- pero, al mismo tiempo, se amplían las posibilidades de intrusismo profesional y suplantación de identidad en los términos que ya comentamos en este otro post.

Hace unos días me comentaban que algunos colegios entregan la tarjeta criptográfica con una pegatina con el PIN y el PUK y que después los colegiados no la retiran. Tal vez sería conveniente sustituir dicha pegatina por otra que advierta que la firma electrónica reconocida o cualificada tiene el mismo valor que la manuscrita.

Por lo demás, quedan todavía pendientes de solución muchos de los problemas que plantea Lexnet, entre otros, los siguientes:

– La imposibilidad de desconexión del sistema por abogados (al menos los de trinchera) y procuradores, ya que somos los únicos profesionales de la justicia que estamos condenados a recibir notificaciones por esta vía todos los días del año (salvo inhábiles con excepciones) sin respetar períodos de vacaciones o de descanso, posibles viajes inaplazables, períodos de enfermedad o duelo por fallecimiento de un familiar o de descanso por maternidad o paternidad. De todos modos, qué persona en su sano juicio querría irse de vacaciones o tener un hijo con un abogado, verdad?

No hace mucho a una procuradora se le ocurrió ponerse de parto en días hábiles y allí estaba ella, en la cama del hospital, con su portátil, repartiendo notificaciones (pues al día siguiente corren los plazos, para ella y para su abogado), vamos lo normal, lo que hace todo el mundo cuando se pone de parto, trabajar. Excusen de preguntar a algún representante de los procuradores porque seguro que es el padrino o la madrina de la criatura pero no le consta nada de esto.

– Tampoco contamos a día de hoy con una respuesta ante problemas como la imposibilidad de expedición de una tarjeta criptográfica por el colegio de residencia cuando éste es distinto al de colegiación o pertenencia, lo cual compromete gravemente el principio de libertad de colegiación.

– El exceso de burocracia que impone la presentación de escritos y documentos por vía telemática, acompañados de distintos anexos y, en algunos casos, su reiteración en papel a los tres días en el Juzgado es un despropósito.

– La necesidad de presentación por razones técnicas de una parte de los escritos y documentos por vía telemática y otros físicamente pero en formato electrónico, tiene una especial incidencia en la garantía de integridad.

– La incompatibilidad de formatos y las limitaciones de la capacidad del sistema.

– En algunos territorios, la necesidad de atender a varias plataformas para distinto tipo de actos procesales, una para recibir notificaciones y otra para la presentación de escritos y documentos.

– No se ha ofrecido, con la suficiente antelación, formación en el uso de las herramientas tecnológicas necesarias para realizar correctamente la presentación telemática que ahora se impone como obligatoria, pues hasta ahora no era necesario, ni habitual, guardar los archivos en formato PDF/A y firmarlos electrónicamente antes de remitirlos al procurador para su presentación telemática, por más que uno quiera pensar que Lexnet es sólo cosa de procuradores si uno no se dedica al penal, ni al social, ni al contencioso-administrativo, ni tenga que verse en el tedio de jurar una cuenta.

– Respecto del Turno de Oficio, el Ministro de Justicia, el CGAE y los Colegios invitan y nosotros pagamos. No se ha previsto, al menos para los abogados que sostenemos el Turno de Oficio, una compensación económica por la necesidad de invertir en una infraestructura tecnológica que buena parte de los abogados vamos a dedicar también a la prestación del Servicio Público del Turno de Oficio, cuyas designaciones, una vez adscrito al mismo, son de obligado cumplimiento incluso para la defensa -no ya de seres humanos- sino también de personas jurídicas (véase art. 119.1 a) LECrim) lo cual, por otra parte, constituye una auténtica aberración jurídica.

Muchos usuarios tendrán que cambiar sus ordenadores porque se habrán quedado obsoletos, lo que supondrá que en no pocos casos la impresora multifunción que venían utilizando hasta entonces con normalidad ya no será compatible con el nuevo sistema operativo; ahora necesitarán discos duros de mayor capacidad para almacenar toda la documentación electrónica que vayan generando los procedimientos y aumentar los que venían utilizando para la realización de copias de seguridad; y sin duda alguna surgirán cantidad de imprevistos y necesidades de gasto y de inversiones que desaconsejan dejar la puesta a punto para la presentación telemática para el último día y que requieren planificar la readaptación de los puestos de trabajo con tiempo.

– La ausencia de seguridad jurídica al convivir -al menos transitoriamente- distintas vías de presentación, obligatorias y excluyentes, para determinados procedimientos y también distintos juzgados (monitorios sí, pero demandas ejecutivas no, cambiarios tampoco, pero escritos subsiguientes en los mismos procedimientos si; en primera instancia incluido familia sí, pero en los de lo mercantil no, todo ello dependiendo del partido judicial en el que tengas que litigar, tan solo por poner algunos ejemplos). Es difícil ver dónde está la bolita en este juego de trileros y todo ello bajo la amenaza de que si te equivocas presentando en papel lo que debió ser presentado telemáticamente sólo te perdonan la vida una vez dentro del mismo partido judicial (art. 43 Ley 18/2011).

– A la inseguridad jurídica que producen las situaciones descritas, se sobreañade la inseguridad y desigualdad que producirá la existencia de territorios que carecerán de la presentación telemática completamente implementada. Así lo anunció el 2 de noviembre el consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad del Gobierno de Canarias, Aarón Afonso. Y el plazo no podrá ampliarse salvo que se modifique la Ley de Enjuiciamiento Civil otra vez antes de 1 de enero de 2016 -o se tire de circular o de instrucción, que para el caso aquí da lo mismo una circular que una ley ordinaria o lo que diga el secretario.

– La Administración Electrónica española y, en particular, la Administración de Justicia Electrónica, dependen de Java y de navegadores que son propiedad de compañías tecnológicas estadounidenses. El pasado mes de septiembre Google decidió que su navegador Chrome dejaría de ser compatible con Java y, dicho y hecho, ahora no se puede acceder a Lexnet con Chrome. Si Microsoft tomara la misma decisión respecto de Internet Explorer y Mozilla respecto de Firefox la Administración electrónica española quedaría sumida en el caos más absoluto, la inmensa mayoría de los usuarios de Lexnet, por no decir todos, se quedarían sin acceso al sistema. He oído que alguien ha probado Maxthon en W10 con éxito, pero este navegador también es estadounidense.

Pero bueno, ya sabéis:

Hay que perder el miedo a Lexnet“Intente imponerse la tarea de no pensar en un oso polar y verá al condenado animal a cada minuto”. Fiódor Dostoyevski

También le puede interesar: